Los plásticos son hoy la oveja negra de la familia de los embalajes industriales.

¿No crees?

Se dice de ellos que “no son susceptibles de reciclaje, contribuyen a la contaminación, no resisten el calor excesivo, se derriten y liberan sustancias tóxicas«.

Pero, como en todo en esta vida, y como ha hecho muy elocuentemente Carlos Cachán, periodista, profesor de Periodismo de investigación y coordinador de cátedras y proyectos de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Nebrija en un reciente informe, tenemos que analizar también el otro lado de la moneda.

Y, en este caso, debemos hacerlo con microscopio.

Si dejamos atrás por un momento el “filtro anti plásticos” y los demoledores juicios que vienen con este, veremos que «los plásticos son innovadores, ligeros, versátiles, muy seguros, higiénicos y ahorradores de recursos y energía”.

Pero, no estás convencido.

Lo sé.

Tal vez este breve resumen de los Falsos Mitos y Realidades sobre el Plástico de Cachán te ayude a ver sus versátiles propiedades y a sus muchas ventajas técnicas para un sector como el embalaje terciario.

Aquí tienes 7 mitos importantes para tu empresa.

 

Falso mito 1: Las industrias consumimos más energía con los envases de plástico que con otros materiales

Al contrario: Los plásticos nos ayudan a ahorrar energía ya que su producción es muy sostenible, tanto desde el punto de vista del gasto de energía en su fabricación (55% menos) como en la producción de emisiones (62% menos).

El informe (independiente) Denkstatt sobre envases analizó 57 tipos de envases de plásticos, demostrando que si los plásticos fueran sustituidos por otros materiales:

  • Se necesitarían tres veces más materiales para fabricar las mismas unidades de envases.
  • Al pesar más los envases, se consumiría más energía en su transporte en todo su ciclo de vida, equiparable a la utilizada en calefacción por 20 millones de hogares al año.
  • Lógicamente, aumentarían las emisiones de gases de efecto invernadero equivalentes a 21 millones de coches en las carreteras durante un año.

 

 

Falso Mito 2: Los plásticos no son ecológicos porque proviene del petróleo

¿Cómo sabemos en realidad si un material es ecológico o no?

Analizando parámetros en su ciclo de vida (ACV) como el ahorro de energía o de materia prima y la reducción de emisiones (huella de CO2 ).

Es decir, la procedencia del material es solo uno más de los factores para tener en cuenta.

Además:

  • Aunque la mayoría de los plásticos proceden del petróleo, solo entre el 4%-6% del consumo total de petróleo se emplea para fabricar plásticos.
  • El petróleo que se emplea en su fabricación es el subproducto residual del proceso de refinado, es decir, que al fabricar plástico se aprovechan recursos que deberían eliminarse de forma alternativa.
  • No todos los plásticos proceden del petróleo, algunos provienen de fuentes renovables (patata, maíz, caña de azúcar, etc.), o de residuos animales o vegetales existentes en la cadena de distribución actual.
  • Las características que aportan los plásticos permiten ahorrar más petróleo que el que se consume para su fabricación. Por ejemplo, los coches hoy se fabrican con un 15-20% de plástico. Al ser más ligeros, los coches en la EU ahorran 12 millones de toneladas/año de petróleo.

 

Falso mito 3: Los plásticos contaminan más que otros materiales

Ficción.

La comparación llevada a cabo por el Informe Denkstatt entre productos de plásticos y materiales alternativos indica que los plásticos emiten 124 Mt millones de toneladas menos de Gases de Efecto Invernadero (GEI) cada año, el 39% del objetivo de Kioto para la UE en 2015.

 

 

Falso mito 4: Los plásticos no son biodegradables y por lo tanto dañinos para el medio ambiente

Hay plásticos biodegradables (es decir, susceptible de ser degradado por la acción de microorganismos existentes en el medio de manera natural, tales como bacterias, hongos y/o algas), y plásticos no biodegradables.

Pero, que un material sea o no biodegradable, no implica que sea bueno o malo para el medio ambiente.

  • El material no biodegradable que se gestiona adecuadamente mediante acciones de reciclado puede generar muchas ventajas medioambientales si se reutilizan los residuos.
  • Si un material biodegradable se abandona en un lugar en el que no se dan las condiciones adecuadas de biodegradación, los residuos no serán eliminados.

Lo importante es usar responsablemente los plásticos y gestionar correctamente los residuos.

 

Falso mito 5: El consumo de plástico crece infinitamente y acabaremos enterrados en una montaña de plásticos

Es cierto que la generalización de sus aplicaciones en los años 50, el consumo de materiales plásticos no ha dejado de crecer. Pero este crecimiento, es cada vez más sostenible.

La mayoría de los que estamos en el sector de la industria, el embalaje y el transporte, trabajamos incesantemente en innovar en ecodiseños para obtener envases más eficientes con menos material. Por ejemplo:

  • Los films que ofrecemos desde Embalajes Terrón desde hace más de 10 años son de bajos espesores (grosor del plástico) y consumen entre un 30% y 50% menos de plástico para envolver 1 palé con las mismas condiciones.
  • Los Envases de detergentes que antes estaban formados por varios materiales (cartón, metal, cinta adhesiva y plásticos) son hoy exclusivamente de plástico, pesan menos y son 100% reciclables.
  • Una botella de agua de 1,5 l pesa actualmente un 18% menos que hace 15 años.

En España, hemos incrementado también considerablemente el reciclado y otros procesos de valorización de los plásticos al final de su vida, transformándolos en nuevos productos o en energía.

 

Falso mito 6: Todas las aplicaciones de los plásticos son de un solo uso y generan muchos residuos

Solo el 40% de los plásticos que se usan en Europa es de un solo uso.

De hecho, la mayoría de los materiales plásticos se emplean en artículos de larga duración, como los plásticos en agricultura (con una duración media de entre nueve meses y cuatro años), en el sector eléctrico (entre tres y ocho años), en automoción (entre ocho y doce años), y en el sector de la construcción (más de 25 años).

 

Falso mito 7: Hay plásticos rígidos y estables que no se reciclan

Es cierto que los plásticos de estructura rígida son más difíciles de reciclar, pero eso no significa que estos materiales sean menos sostenibles.

La sostenibilidad no se mide exclusivamente por la capacidad que un producto tiene de ser reciclado, sino que está unida al ciclo de vida del producto.

Estos plásticos rígidos y estables (termoestables) se suelen emplear en la fabricación de productos de larga duración, ya que aportan mayor durabilidad, exigen menos requisitos de mantenimiento y ofrecen la posibilidad de reparar una zona en el caso de que sufra algún daño.

 

¿Convencido/a?

Espero haberte demostrado que las cosas no siempre son como las describen en los medios.

Además, los que vivimos el sector del embalaje terciario, seguimos trabajando incansablemente para mejorar los plásticos actuales y encontrar materiales mejores para nuestro medio ambiente y para nuestros clientes.

¿Te quedan dudas?

¡Encantada de respondértelas!

Leave an answer

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

La empresa trata tus datos para facilitar la publicación y gestión de comentarios. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestra Política de privacidad.